Templo Bíblico de San José

Nosotros

Historia del Templo Bíblico :: Parte 2

Como se dijo antes, se edificó el Templo Bíblico como respuesta a la demanda de un lugar amplio en donde se pudiera dar cabida a las multitudes hambrientas y sedientas del pan y el agua espiritual de la Palabra de Dios y para seguirles predicando el Evangelio puro de nuestro Señor Jesucristo y propugnar el desarrollo normal de la vida eclesiástica de los muchos centenares de convertidos al Evangelio que quedaron de aquella jornada de luz. Por lo tanto, siendo todo propicio, el grupo de misioneros de la Campaña de Evangelización para América Latina y un buen número de nacionales ya convertidos y algunos ya bautizados y bajo la dirección del Espíritu Santo, decidieron organizarse en Iglesia de nuestro Señor Jesucristo. He aquí el acta de su organización:

ACTA DE ORGANIZACIÓN DE LA IGLESIA:

Sistema Congregacional complementado con el uso de Ancianos (estilo presbiteriano).

A las nueve de la noche del día tres del mes de enero de mil novecientos treinta, año de nuestro Señor, reunidos un grupo de creyentes en Jesucristo, decidieron organizarse como iglesia Cristiana bajo los auspicios de la Campaña de Evangelización para América Latina, sociedad misionera incorporada en mil novecientos veintiuno a las leyes de los Estados Unidos de América, como Cuerpo Evangélico independiente, interdenominacional e internacional que labora a base exclusivamente de fe y con el único fin de lograr llevar el Evangelio mediante distintas fases o métodos cristianos, a los millones de inconversos de la América Latina.

Todos los abajo firmantes, misioneros y miembros de la Iglesia, sostienen la misma declaración de principios bíblicos que los fundadores de la mencionada organización (La Campaña de Evangelización para América Latina) que en síntesis es: La inspiración verbal de las Sagradas Escrituras; la Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, nacido del seno de María por obra y gracia del Espíritu Santo; su resurrección corporal; la salvación mediante la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo en el calvario; la eterna salvación del hombre regenerado, la condenación eterna del impío; la vida victoriosa del creyente mediante la morada constante del Espíritu Santo en su ser; y finalmente, la inminente, premilenial venida gloriosa de nuestro Señor Jesucristo, nuestro Rey, a la tierra.

Nosotros, pues, nos comprometemos, en presencia de Dios y con la ayuda del Espíritu Santo, antes de firmar esta solemne acta1 a ser fieles a los principios mencionados, fieles al Señor en la vida, a sostener con nuestro peculio individual y colectivo nuestro culto a Dios, y finalmente, a emplear todos nuestros talentos, fuerzas, capacidades y esfuerzos en la noble misión de rescatar almas para el Reino de Cristo.

He aquí los nombres de los treinta miembros firmantes fundadores de la iglesia del Templo Bíblico:

MINISTROS CO-PASTORES: Harry Strachan, Guillermo L.Thompson y Sergio M. Alfaro.

MISIONEROS PRESENCIALES: S.B. de Strachan. R M. Thompson, Jessie J. Edler, Cristine L. Thor, Laura S. de Alfaro, Mabel G. Rowell, Rosa Eunice Nives, Helen Walker, Marie Cameron, Eva M. Swmson, María Mejías, Samuel Palomeque, y J. Geo. Winfrey.

MISIONEROS DE LA IGLESIA: E. V. Bonilla, señora de Edgar Bonilla, Homero Alfaro, Grace B. Strachan , Cipriana Alfaro de Ramírez, Herminia V. de Rojas, Amelia Bonilla, Solia ArIey, Rafael Barrantes R., Argel González, Juan Rafael Morales R., Jessie J. Elder.

Esta acta fue tomada del folleto que se editó en el 25 Aniversario de la fundación de la Iglesia al celebrarse sus Bodas de Plata en 1954 en donde aparece impresa de una fotocopia del original.

Recordamos, con mucho cariño los nombres de algunos de los primeros misioneros-pastores: Don Sergio Alfaro, Don Timoteo Gus, don Guillermo Thompson, Don Rogelio Archilla, Don Kenneth Strachan, y el Dr. Wilton M. Nelson.

Cabe destacar que por el énfasis que se daba a la Biblia, la gente nos denominó «Los Bíblicos». La obra creció en diferentes dimensiones y reclamaba una organización formal y adecuada tanto local como general, para su verdadera orientación eclesiástica, y para su mejor desarrollo, gobierno y sostenimiento propio. En diciembre de 1943, a iniciativa de don Kenneth Strachan, hijo de los fundadores, se reunieron en Puntarenas representantes de diferentes grupos de creyentes, y se discutió la necesidad de la formación de una asociación de las iglesias fruto de la evangelización la cual dio como fruto la institucionalidad de la Asociación de Iglesias Bíblicas Costarricenses. Durante el año 1944 don Kenneth, los estudiantes del Seminario; Víctor Monterroso y Máximo Caravaca y unos misioneros más, anduvieron visitando y predicando el Evangelio, bautizando los creyentes, casando parejas, y organizando varios grupos en iglesias formales.

A partir de 1945 y con el Reverendo don Rodolfo Cruz Acéituno, de nacionalidad guatemalteca; inicia la etapa de pastores sostenidos tiempo completo por la congregación del Templo Bíblico pues gracias a la Misión Latinoamericana, se tenia una subvención para respaldar a los ministros que le precedían.

En abril de 1945 la Iglesia dio un enorme paso de avance al decidir dar de sus entradas para fortalecer y apoyar a la Asociación de Iglesias Bíblicas Costarricenses.

A don Rodolfo Cruz le sucede don Rubén Lores, de nacionalidad cubana, hasta 1965. Más adelante, entre 1965 y 1966 y en carácter interino, asume el pastorado don Rodolfo Saborío, costarricense. Este lo hace por un año y es sustituido por don Dardo Bruchez, de nacionalidad argentina y cubre los años 1966 al 1969. Algunos períodos cortos son cubiertos por los Ancianos de la iglesia hasta la instalación del nuevo pastor. Así ocurre y don Euclides Padilla es instalado en el 1971, extendiendo su labor hasta el 1973. Don Euclides es de nacionalidad peruana y es nombrado luego don Víctor Monterroso, de origen guatemalteco, quien cubre un prolongado pastorado desde 1976 hasta 1999. A don Víctor le sustituye el pastor don Miguel González, puertorriqueño quien inicia su servicio desde el 2000 hasta 2002. El pastor Reynaldo Salazar de nacionalidad costarricense es quien ahora preside como pastor principal y viene a continuar con la obra sacerdotal y ministerial comenzando desde el año 2003.

En la actualidad el Templo Bíblico trabaja arduamente tratando de utilizar los mejores métodos "las mejores técnicas para su crecimiento y desarrollo”. La Gran Comisión dejada por nuestro Señor Jesús sigue siendo nuestro mayor desafío.

La época contemporánea que nos ha tocado, entrando en un nuevo Siglo, y con los nuevos retos, nos reclaman el mayor compromiso con Jesús y las Sagradas Escrituras. Nuestra organización interna nos provee espacios, personal y recursos, para lograr el propósito de Dios como iglesia cristiana.

Desde sus orígenes somos una iglesia con visión de Reino de Dios que desea compartirte del amor de Dios y de su Presencia. Te invitamos a que nos acompañes en el Templo Bíblico y a disfrutar de grandes bendiciones que llenarán tu corazón.

Desde ya te decimos: